Big Data para conocer mejor a los clientes y, así, hacer más negocios

Blog Big Data para conocer mejor a los clientes y, así, hacer más negocios
Por Sergio Grinbaum | CEO Think Thanks

Los datos no son un activo más para las organizaciones. De hecho, con conocidos como “el nuevo oro” o el “petróleo del siglo XXI”. Como se ve, si las empresas saben trabajar los grandes volúmenes de datos que las rodean, y que provienen de diversas fuentes, las decisiones que toman podrían ser mucho más inteligentes y, por ende, acertadas.
Lo importante es, por cierto, integrar la información del mundo digital con la del mundo físico. Otra gran idea es no enfrascarse con los datos propios, sino armar un cluster donde se comparta la data con terceros. Todo esto para conocer mejor al sector en general y al comportamiento de los consumidores en particular con el objetivo de ofrecerles propuestas personalizadas que los deleiten.

El análisis masivo de datos para las empresas de servicios y las de consumo masivo no es algo sobre lo cual haya que pensar a futuro. Es algo sobre lo cual ya deberían estar trabajando. Y es gracias a este trabajo es posible encontrar patrones que le permitan a la firma entender mejor el presente y anticiparse al futuro. Incluso posibilita crear acciones customizadas para distintos tipos de cliente, incluyendo los mensajes, los productos y hasta el precio. Por supuesto, convertir los datos en información y de ahí en conocimiento para tomar decisiones de negocio en tiempo real no es una tarea sencilla, pero es obligatoria para todas aquellas organizaciones que quieran tomar la delantera en el mercado.
Para cualquier organización, por ejemplo de Consumo Masivo, trabajar con inmensos volúmenes de datos les permite, entre otras ventajas, manejar el suministro y la distribución de productos; mejorar la calidad de servicio aprovechando la información de las llamadas grabadas, comentarios de clientes en las redes sociales y reclamos en la web, entre otras fuentes; tener una imagen completa del cliente, de 360 ​​grados, registrando sus preferencias y hábitos de consumo; optimizar precios al monitorear las búsquedas en la web se pueden pronosticar tendencias y manejar la política de precios; y supervisar el “viaje del cliente” para mejorar sus experiencias, reconociendo dónde busca la información, dónde abandona la compra y cómo se puede llegar a él de mejor modo.

Para las empresas de servicios, el mensaje es el mismo: no hay escasez de datos. Por el contrario, los clientes, los dispositivos, las máquinas y las redes sociales son solo algunas fuentes de datos de una lista interminable. Mientras hay industrias como el Retail, que están más avanzadas respecto al valor que pueden extraer de los datos, las de Servicios están un paso más atrás aunque podrían aprovechar el potencial del Big Data para potenciar el negocio. A modo de ejemplo, las firmas de entretenimientos pueden apelar a ellos para comprender mejor al cliente y así mejorar la experiencia. De la misma forma, pueden llegar a conocer cierta información clave que les sirva para desplegar nuevas unidades de negocio, potenciar la venta cruzada, identificar problemas de manera temprana y optimizar los esfuerzos de marketing.
Atraer nuevos clientes y alentarlos a regresar son desafíos constantes que tienen las organizaciones de todas las industrias. En dos sectores competitivos como el de Consumo Masivo y Servicios donde los clientes potenciales tienen una amplia gama de opciones para elegir, es esencial encontrar formas efectivas de destacarse entre la multitud, y para eso el análisis de los grandes volúmenes de datos en tiempo real cumple un rol crucial.



Notas Relacionadas